Cunas para bebés

Donde nacen los sueños, la cuna para tu bebé es fundamental para que tenga un descanso perfecto todas las noches y le ayude a desarrollarse físicamente. Durante los primeros meses, un bebé pasará mucho tiempo descansando en su cuna. Para elegir la cuna perfecta, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle.

La cuna no es solo un mueble, las hay de muchísimos tipos, dependiendo de lo que los padres hayan elegido la forma en la que dormirá su bebé. La cuna al igual que el carrito de bebé puede adaptarse al crecimiento de nuestro hijo y no hay que pensar que solo es para un corto periodo de tiempo. Existen cunas que luego se pueden convertir en camas o en muebles como armarios o cambiadores, hay cunas para bebés que se convierten en camas para niños hasta de 5 años.

Tipos de cunas para bebés

Hemos seleccionado un amplio catálogo de cunas para bebés de diferentes tipos, para que puedas encontrar la cuna perfecta.

Si has decidido realizar colecho con tus hijos, tienes una cuna especial de colecho, pensada para que tu hijo pueda dormir junto a tu cama. Este tipo de cunas se adaptan a cualquier tipo de colchón y base que tengas en la habitación, además de cualquier altura. Esto no quiere decir que no se pueda usar como una cuna normal, ya que con un simple gesto puedes añadir la pared que le falta.



Así la cuna de tu bebé es como una extensión de tu cama, pudiendo ver al bebé siempre que quieras y sin peligro de que se caiga. Sobre todo, para mirarlo durante duerme que es algo que nos encanta a los padres.

Para los padres más tradicionales, las cunas de madera son la elección perfecta, este tipo de cunas son como un mueble, no solo incluyen la cuna, sino que también tienen cambiador, armario, cajones, etc. Son cunas más resistentes, bonitas y sobre todo resistentes, imposibles que se puedan volcar cuando tu hijo ya se levante y se ponga de pie dentro de ella.

No nos olvidamos de los papás más viajeros y de los bebés que siempre van con ellos a todas partes, una cuna de viaje es lo ideal para estos casos. Plegables, con muy poco peso y fáciles de transportar para que las puedas llevar en el maletero de tu coche junto al carrito del bebé y todo lo demás.

Pero nuestras cunas favoritas son las convertibles, aquellas que empiezan en una simple cuna y terminan siendo una cama para tu hijo que puede durarle hasta los 10 años. Existen modelos tan funcionales y resistentes que no te creerás que de ahí sale una cama más adelante, la mejor opción para aquellos padres que buscan la mejor calidad precio en una cuna.

En resumen, para comprar una cuna de bebé, hay que tener en cuenta:
– La pintura no sea tóxica
– La altura se pueda modificar.
– La separación de los barrotes sea la correcta, para que el bebé no pueda meter la cabeza, por ejemplo.
– Si hay embellecedores, que no se puedan extraer.
– La cuna no debe tener esquinas con punta o bordes que puedan hacer daño.

Si buscabas cunas para bebés también te interesan

Juegos para bebés

Estimula con estos juegos para bebés durante los primeros meses de tus hijos